lunes, 12 de octubre de 2015

El MARMOLEJEÑO Mariano Jurado Arcos presenta en Aldaia su poemario: Desde el taller, al encuentro. PAISAJES Y ENCUENTROS.


Me gustaria contar con vuestra presencia en este acto de presentación de mi poemario en Aldaia.
También que hagas extensiva esta invitación a todas las personas que puedan estar interesadas, y así pasar una bonita velada juntos.
Un abrazo.
Mariano Jurado A

8 comentarios:

  1. Interesante noticia.

    Es de agradecer el detalle de la invitacion. Pero aldaya no esta detras de la puerta, paisano.

    A ver si la proxima la haces en Marmolejo, que esta faltito de cultura o por lo menos de actos culturales.

    ResponderEliminar
  2. Ya, en su momento, se presentó su anterior libro de poemas en Marmolejo. Esperemos que pronto se repita la iniciativa,y esperemos que se llene el local con personas de Marmolejo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Catafracto, gracias paisanos. Efectivamente Aldaia (Valencia), no está "detrás de la puerta"... Por eso este poemario se presentó, en Marmolejo el pasado 11 de Abril, por primera vez; con una respuesta de vecinos, familiares y amigos ¡formidable!.Mi primer libro, en mi pueblo, con mi gente, con la ayuda de Manolo Perales, con la acogida del anterior Ayto, fue una experiencia inolvidable.
    El poemario de recuerdos de infancia y paisajes era, es, un profundo homenaje a mis padres, a todos los trabajadores honrados, callados y buenos de nuestras huertas y olivares...
    Gracias, y si hay una próxima ocasión será tambien con vosotros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar


  4. Afortunadamente hoy los olivareros están más contentos y confiados que hace un mes. Los mejores augurios se han cumplido y aquellos que confiaron en los pronósticos optimistas de los cabañuelistas para este otoño no se han equivocado. Llegaron las lluvias como mejor podían hacerlo: tranquilas, espaciadas y sin hacer daño. Nuestros campos presentan ahora la hidratación adecuada y un aspecto más esperanzador; al menos buena parte de la cosecha se va a poder recoger proporcionando, un año más, esos jornales tan necesarios que mucha gente necesita para no tener que dejar definitivamente su pueblo. Lamentablemente ya son muchos los paisanos y paisanas que han debido de emigrar para encontrar en otras latitudes el trabajo y las oportunidades que aquí faltan. Es el comentario en la calle: Marmolejo está muerto, sin apenas gente; sólo los mayores, las madres y los niños que estudian en el instituto, los demás han hecho las maletas. “Estamos pagando a alto precio la política de despilfarro de otras épocas”, decía una joven que tertuliaba el otro día en la plaza del Coso. Realmente un panorama desolador; una dinámica infernal de la que parece difícil salir.

    Menos mal que cuando el tiempo cambia y se vuelve generoso todo el mundo que aún tiene en el campo su forma de vida, se pone a funcionar y ello genera algo más de actividad. Tractoristas con sus cubas y atomizadores, almacenes de agroquímicos vendiendo las bondades de sus cobres y abonos foliares, auxiliares de tratamiento en los sulfatados de aquellos olivares más pendientes, sopladores de hoja, banqueros ofreciendo sus anticipos más ventajosos; en suma todo un ejército de personas que animosos y satisfechos darán el último empujón antes de que las aceitunas caigan en los faldos rumbo al molino. Y como era de esperar, ahí están ya capataces y propietarios con sus cuadrillas apalabradas y los aperos revisados para que todo finalmente salga a pedir boca el día que comience la esperada recolección. Por cierto, hay quien piensa que este año habría que adelantarla para aprovechar los buenos precios de estos momentos. Razón no les falta.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu interés, por la cultura en general y la poesía en particular Catafracto.
    Me consta que, además de escribir bien, tienes gran sensibilidad poetica... un campo, creo, bastante desconocido de nuestros paisanos. Quizás menos comprometido, pero que tambien es una buena herramienta de expresión de sentimientos nobles, de estar en los temas sociales.
    En esa nueva etapa me encuentro yo, y, desde luego si cuaja un nuevo libro será mi pueblo al primero que lleguen esos versos.
    Gracias de nuevo a mis vecinos y familiares por la calida y bonita acogida aquel 11 de Abril.
    Desde luego que Aldaia (Valencia) no está "detrás de la puerta"... pero queria haceros participes de esta presentación: aquí en otra tierra, donde tambien se puede ejercer de Andaluz, de Marmolejeño.
    Espero estar a la altura de todos vosotros, a la altura de vuestra estima.
    Mariano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, siempre, Mariano. Un abrazo desde Marmolejo. Salud y suerte.

      Eliminar
  6. Según se comenta por los corrillos de la población la recolección se nos hecha encima, pero los caminos para llegar hasta los olivares están en pésimo estado. A veces resulta una odisea poder llegar a los diferentes tajos por la cuantía de los baches y el mal estado general. No es comprensible, digo yo, que se cuiden con tanto primor los pavimentos de los polígonos industriales, y se descuiden, hasta la dejadez más absoluta, los caminos por donde han de salir millones y millones de kilos de aceituna en busca de la almazara y por donde tendrán que discurrir, con sus vehículos, las cuadrillas de aceituneros. Creo sinceramente, que ya es hora de cambiar el chip y considerar en serio la importancia que tiene disponer de una red de caminos rurales capaces de dar el servicio que se están mereciendo los sufridos agricultores.

    ResponderEliminar
  7. Un sueño, una utopía23 de octubre de 2015, 13:23

    Me gustaría un pueblo donde no destruyeran el arbolado de sus calles y parques
    Me gustaría un pueblo donde los papeles no inundaran las calles tras un torbellino de viento
    Me gustaría un pueblo donde algunos vándalos no campasen a sus anchas.
    Me gustaría un pueblo donde sus jóvenes no tuviesen que recurrir a las drogas. Me gustaría pasear y no encontrar las botellas de wisky y cerveza tiradas por los parques.
    Me gustaría un pueblo en el que sus gobernantes tuviesen su trabajo y no fuesen profesionales de la política.
    Me gustaría un pueblo con menos coches llevando a sus niños/as al cole, los días que hace bueno.
    Me gustaría un pueblo que mantuviese sus campos y sus sierras limpias
    Me gustaría un pueblo con bastantes menos paisanos/as viviendo fuera.
    Me gustaría un pueblo con más arbolado en sus calles y más flores en sus balcones
    Me gustaría un pueblo donde no se marginara a nadie por sus ideas políticas.
    Me gustaría un pueblo donde el trabajo se repartiera con justicia y sin mirar afinidades políticas.
    Me gustaría un pueblo sin personas que hacen como que trabajan cuando trabajan en lo público.
    Me gustaría un pueblo con un buen cine, un buen teatro y una buena biblioteca.
    Me gustaría un pueblo que supiese valorar y apoyar a sus emprendedores; a sus jóvenes; a su gente de valía.
    Me gustaría un pueblo donde se volviera a pasear por sus calles y tertuliar en sus cafés.
    Me gustaría un pueblo con más reconocimiento hacia sus antepasados y a sus personas mayores.
    Me gustaría un pueblo donde las ideas políticas no condicionaran las relaciones entre paisanos.
    Me gustaría un pueblo menos envidioso y más respetuoso con el convecino.
    Me gustaría un pueblo donde su gente no se vendiera por un plato de lentejas.
    Me gustaría un pueblo sin miedos, sin prejuicios, capaz de plantar cara a los caciques contemporáneos.
    Me gustaría un pueblo que irradiara alegría por los cuatro puntos cardinales.

    ResponderEliminar

La libertad y el respeto son repelentes contra el fascismo. Ejercita este principio compartiendo tu opinión, hablando se entiende la gente.
El administrador de este blog no se responsabiliza de los comentarios a las entradas y no permitirá insultos ni injurias a personas o instituciones, borrando los comentarios no respetuosos.

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO
Información deportiva local detallada