martes, 13 de noviembre de 2018

Sin lucha solo queda la esclavitud.

A mí me interesa el PSOE, con mayúsculas.

Cuando los hombres y las mujeres dejan de luchar, dejan de participar en la forja de su destino. Cuando un hombre no opta a ser dueño de su futuro y lo deja en manos de otros, ha de renunciar a todo lo que podría haber conseguido por sí mismo para aceptar lo que le venga de la voluntad o los intereses de otros. Cuando ya no decidimos lo que comemos, lo primero que tenemos que tragarnos es el orgullo y la dignidad, y con ellos la bravura, para consumir  agradecidos lo que quiera que sea que caiga en nuestra mesa. Históricamente, como hoy, los que abandonan la lucha, se convierten automáticamente en esclavos, en hombres y mujeres privados de su Libertad, en sujetos pasivos sometidos a la voluntad de otros para servirlos, enriquecerlos y mantenerlos en la cima de la injusta y criminal pirámide capitalista.

La pérdida de la condición de ser humano libre es una constante a través de los tiempos. Hoy está más vigente que nunca, aceptado a nivel mundial y sometida a gradientes de horror, perversión y agresividad,  la humanidad es tratada como mercancía . El sometimiento del hombre por el hombre ha llegado a unos extremos de sofisticación, cotidianidad y aceptación social, que la mayoría de los que se ven despojados de sus libertades, aspiraciones y dignidad, ni siquiera tienen claro qué es lo que les está pasando. Hay una esclavitud histórica, sangrante, criminal e inhumana que consiste en la trata física de personas. Pero hay otras formas de esclavitud dirigidas a las masas y los pueblos, más sibilinas, pero no menos ignominiosas, destinadas a sacar el máximo rendimiento de la existencia vital de la mayoría, a favor de una élite que los dominan. Llámense a la lucha, clase trabajadora, pueblo versus clase dirigente, poderes fácticos.

La lucha de clases está ahora más presente que nunca. Para verlo solo hay que mirar, es evidente y escandalosamente real. Pero muchos ni siquiera de dignan a levantar la vista del pesebre;  está muy extendida la premisa de que con cadenas de oro y en un establo confortable,  para qué se quiere la Liberad.

A mí me interesa el PSOE, con mayúsculas, hermano del PCE, luchador en favor de la clase obrera, incansable e implacable. Pero no quiero ni ver al psoe, con minúscula, el que dejó la lucha hace cuarenta años, el de la corrupción, el que solo mira por los bolsillos de sus dirigentes, el del poder por el poder, el que carece de ideología, el ajeno al pueblo, el que no pasa vergüenza, porque no la tiene, el cacique, déspota y oligarca, el de los trepas, arribistas y vividores, el que por desgracia ha llegado a nuestras vidas.

A mi me interesan los SOCIALISTAS, con mayúscula, luchadores infatigables por la justicia social, por la equidad, por la libertad, la paz y la hermandad entre los pueblo. Pero no quiero a los sociolistos, vividores de la política, secuestradores de las siglas, corruptos por definición, que no aportan nada a la sociedad, incompetentes, caraduras y parásitos.

Hoy, por desgracia, el PSOE está marginado y los sociolistos forman bandadas que lo controlan y dominan todo. Los auténticos SOCIALISTAS no tienen presencia ni altavoz y no participan en la toma de decisiones, no pintan nada. Pero están ahí. En muchos casos colaboran con la mafia dirigente para quitar yerro y mejorar en lo posible su entorno, y por supuesto eso no sirve de nada; es como querer purificar un charco de barro echándole agua limpia, solo se consigue más barro.

Los sociolistos solo aportan tensión, basura y ruido, saben que son usurpadores, saben que el engaño hay que mantenerlo a base de más engaño y que el día que las bases abran los ojos, se les habrá acabado el chollo.

La social democracia es la escenificación del abandono de la lucha. Es una deserción en toda regla y en masa. Ha significado entregar la cuchara al capital, ponerse a su servicio y dejar abandonada en la cuneta a la clase obrera.  Pero ni siquiera este giro a la derecha, este venderse y malvender o regalar los derechos históricos y la dignidad de los obreros, justifica la oleada de corrupción y el abandono total de cualquier atisbo de ética o moral. Hoy lo único que caracteriza y auna la clase dirigente socialista es la voz de "tonto el último". No se concibe que haya gente decente en este mar de indecencia, porque no durarían ni un minuto viendo la chapuza política en la que se ha convertido un partido histórico que una vez fue grande, y aún lo sigue siendo en nuestros corazones, pero no da la talla en las instituciones.

La Libertad, la verdadera Libertad, la que se marchó de España en el 39 y aún sigue en gran medida en el exilio, por la que murieron muchos luchando y asesinados, hombres libres que la querían mantener para regalársela a sus hijos, por la que tantos sufrieron cárcel jugándosela y que terminaron por ser libres entre rejas en lugar de esclavos en la calle, esa Libertad está en horas bajas, porque muchos hombres y mujeres que deberían luchar por ella, hace tiempo que prefirieron comer de la mano del amo mientras sisan como rateros lo que no es suyo.

Me preguntan, a veces, porqué lucho, porqué no me conformo, porqué digo cosas que todos sabemos, pero que pocos dicen ya en voz alta. Y la respuesta es muy sencilla, porque se lo debo, se lo debemos a los que se dejaron la vida por el camino, a los que prefirieron luchar y perderlo todo para que un día nosotros fuéramos libres. Tenemos una deuda impagable con los que si creyeron en el ser humano como igual, libre y solidario.

Por eso me entristece que no hayamos sido capaces de recoger el testigo dignamente, que los que más ejemplo deben de dar sean los que más sucias tienen las manos, que si los viejos SOCIALISTAS levantaran la cabeza se abochornarían con lo que vieran. Me duele el verdadero socialismo y lo que han hecho con él, si no me doliera, no levantaría mi voz, ni denunciaría tanto descarrío, tanta desviación del proyecto de Pablo Iglesias, tanto dar gato por liebre, tanto engaño, tanta desfachatez, tanto vendernos la burra. No me cuadra que bajo las siglas del Psoe se escondan verdaderos caciques. No es de recibo que la corrupción haya llegado hasta lo más alto de la jerarquía y no pase nada.  Lástima de PSOE y ojalá que vuelva al lado de la clase obrera, aunque para eso tenga que limpiar la casa que está infestada de oportunistas y vividores.


sábado, 10 de noviembre de 2018

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Ya se comenta en los corrillos de la Peana...

Por su interés publicio este comentario.
Un cooperativista 

 7 de noviembre de 2018, 17:08
 La recolección en puertas

Ya se comenta en los corrillos de la Peana, y no digamos en los del Losao, que el otoño está viniendo tan favorable que no han de tardar muchas jornadas para que algunos valientes se echen a los olivares a recoger las aceitunas. Pero no nos engañemos: todos los antecendentes climáticos de este año 2018, nos inducen a pensar que el atraso en materia grasa puede ser espectacular, ya que la fría y lluviosa primavera retrasó la floración y un verano anormalmente fresco, ralentizó la posterior maduración del fruto en relación a años anteriores. Los análisis lo confirman: ahora mismo los rendimientos son bajísimos y no es aconsejable comenzar, por muy bien que se venda, por los grandes grupos productores, que el primer aceite es el mejor y el que sale más rentable. Si, pero bastante más escaso y además a la planta se le dañan multitud de tallos que el año próximo no darían fruto.

Aún así, ya es un hecho inevitable el ambientillo que se respira de campaña inminente. Realidad que se acentúa cuando surgen comentarios de que algunas cuadrillas como la de los “Carrucheros”, suficientemente fajadas en olivares de ladera, ya están cogiendo aceitunas en los lugares más escabrosos de nuestro término y en el vecino de Montoro. Qué duda cabe que ese hecho incontestable ayudará a que otros muchos, sin poder aguantar más, y en cuestión de unas semanas, se metan irrevocablemente en faena.
Talleres como Paco Linares y Carrilero así lo constatan pues tienen sus agendas completas para la revisión de la maquinaria que en breves días escucharemos por nuestros olivares con ese rugido típico que nos llega desde la lontananza.
Es lo que con frecuencia suele ocurrir: “Culico veo, culico me da deseo”, dicen los más viejos. Ocurre con los sulfatos: es verse una cuba por la calle, aunque sea Navidad, y a todo el mundo le entra el nerviosismo del sulfato. Lo mismo, más o menos, pasa con la recolección, si bien es verdad que aquí la apertura de la Cooperativa, juega un papel regulador en el comienzo de la campaña aunque ya lleven algunos años permitiendo a los olivareros de la Cuna y Herrero moler sus aceitunas si esperar a la Purísima. Por su parte los que han optado por los puestos de compra saben que su apertura probablemente esté ya cercana.
De cualquier forma no resta mucho tiempo para que, como en años anteriores, veamos pasar a D. Eusebio Cano en dirección a Los Miñones con la vaca de su coche repleta de faldos; a D. Pedro González y su hijo, “comincipiar” las laderas de la Capitanía, allá junto al Yeguas en la finca de San Camilo; a los señores Vicaria y D. Juan Coba adentrarse en los confines del Charco del Novillo, a sus respectivas fincas de Los Jácome y Las Zahurdillas, y como no a D. Mariano Lozano dirigirse a su olivar de la Fresnadilla. No muy lejos de allí Dña. Ana Godoy y su esposo D. Juan Rodríguez, como ya es tradicional, procurarán empezar en breves días, pues aquellos pagos ribereños al Guadalquivir (por la casilla de Torta), maduran el fruto con antelación gracias a la frescura que le dan sus impresionantes chinarrales.
Responder

lunes, 5 de noviembre de 2018

El cadáver exquisito del socialismo marmolejeño y andaluz.

Un juego surrealista.

Atrás quedan los días de Santos y Difuntos, y el ritual acercamiento a los cementerios, en que periódicamente nos encontramos con la memoria lapidaria e inamovible de nuestro pasado, contada por los nombres y rostros de personas que conocimos, tratamos, apreciamos, quisimos o detestamos, pero que ya no están entre nosotros. Sin embargo cada una de estas personas ausentes, a su manera y según sus capacidades y entendimiento,  fue protagonista activo de la histora de nuestro pueblo. Y es que la historia se escribe todos los días con los actos de cada cual en relación con los demás.

En los años años veinte, en 1925, algunos autores surrealistas adaptaron un viejo juego de mesa para crear lo que llamaron "le cadavre exquis", el cadáver exquisito. Se jugaba de forma grupal, anónima, intuitiva, lúdica, espontánea y automáticamente. Partiendo de una idea se hacían aportaciones que podían o no tener relación con ella o con la realidad. Solían ser un grupo de personas que escriben o dibujan en secuencias, pudiendo ver cada jugador solo el final de lo que aporta el anterior. Este juego, Cadáver Exquisito,  se hizo popular entre poetas, dramaturgos e incluso cineastas, y dicen que el resultado funcionaba como un barómetro que revela la realidad inconsciente del grupo que lo ha creado, así como sus angustias y deseos no verbalizados.

EL cadáver exquisito del socialismo andaluz, el que se ha escrito en los últimos cuarenta años, no es un relato épico, ni amable, es un esperpento surrealista que ocupa millares de páginas de vergüenza, corrupción, sumarios en los juzgados, miseria, pobreza, emigración y mantener a todo un pueblo, a millones de personas, en los últimos puestos de España y Europa de los rankings socio económicos  y político culturales.

La obra que han escrito los políticos del Psoe, la historia de la gestión socialista en Andalucía, hoy por hoy, viendo como estamos y como nos vemos, es una afrenta, un ultraje, una burla, una injuria y un agravio contra el pueblo andaluz. Es un momumento al surrealismo, una loa a la corrupción, a la traición a los principios, un engaño a las bases, una exaltación a la ambición desmedida, la prueba palpable y definitiva de que el Psoe nunca ha existido como partido, sino como suma de ambiciones particulares, proyectos personales y pandillas de amiguetes, siempre de espalda al pueblo y de la mano de la corrupción.

En el Psoe andaluz, desde Felipe Gonzalez, la suerte estaba echada. Legiones de oportunistas, analfabetos políticos, con la sola y única noción de saber como se llamaba el partido (Psoe), se han dedicado cada cual a escribir su propia página del socialismo, gobernando siempre a años luz de los ideales de su fundador, defraudando las aspiraciones de las bases, mancillando la memoria de los luchadores y mártires históricos, lejos de cualquier noción de izquierdas, asumiendo políticas y roles caciquiles, haciéndose amos de los pueblos..., haciendo su agosto particular. En fin, funcionando por libre, sin dar explicaciones, en la mayoría de los casos enriqueciéndose y pululando como auténticas bandas organizadas que han campado a sus anchas por Andalucía, sus pueblos, instituciones y administraciones.

El cadáver exquisito que contemplamos, producto de la aportación de centenares de pancistas, chaqueteros y arrivistas que han dirigido a un partido histórico parasitándolo hasta dejarlo inútil y al pueblo exahusto, es lamentable. Los presidentes de la Junta y sus consejeros y altos funcionarios están siendo juzgados por ejercer algunas clases de corrupción, y eso solo es la punta del iceberg, son miles los que deberían dar cuenta y no las dan. Al final, la prueba del nueve es el pueblo, el que lleva cuarenta años sufriendo. Si esto es lo que han sido capaces de hacer, si en cuarenta años no solo no nos han sacado del pozo, sino que nos han hundido en la miseria, a qué esperamos, a que pasen otros cuarenta. Ya han demostrado sobradamente lo que son, inútiles para la gestión, lacra para el pueblo, corruptos para la política, vividores de lo público, ambiciosos en lo personal y mortalmente cancerígenos para Andalucía.

Se han cargado la juventud y los ideales de los que esperaban la Democracia como agua de Mayo. Han conseguido hacer de un partido histórico una charada, han engañado a millones durante decenios, han arruinado a los débiles y fortalecido a los ricos y, sobre todo, han puesto los votos, las aspiraciones y sueños de izquierdas al servicio de sus intereses personales pero manteniendo a la derecha  como sustrato del régimen. Sin embargo, disfrutan de tanta impunidad e inmunidad que, aún siendo descubiertos en su perversa, pública, escandalosa y notoria industria, no se achantan y sacan pecho, quizás hartos de esconderse, aliviados de poder seguir haciendo descaradamente y a la luz lo que ellos consideran imparable; el control de Andalucía y los andaluces para beneficio propio y de la organización que los ampara, que ellos llaman partido socialista.

El cadáver exquisito del socialismo marmolejeño lleva seis lustros escribiéndose, y es tan absolutamente revelador como surrealista.Marmolejo, está peor que nunca, ya nadie se tapa de decirlo. Hay miedo al futuro en un pueblo rico, pero empobrecido, castrado, manejado y pisoteado por un partido político abusador de su poder que piensa que de la pobreza se sacan más votos que de la prosperidad. En este caso el cadáver exquisito es el mismo pueblo, manejado a capricho, trabajado para someterlo, domado,  legión de votantes a la carta, garantes de la buena vida de los mandatarios que, al mismo tiempo, son garantes de la ruina del pueblo.

Que haya emigración en casa del pobre, es lógico, pero aquí, en Marmolejo, en Jaén, en Andalucía, que es tierra rica, la que más, que nos tengamos que ir porque a nuestros políticos les convenga tenernos empobrecidos, eso clama al cielo. No nos merecemos ni un cuarto de hora más de Psoe. Del PP, ni me molesto en hablar. Tenemos la historia que hemos heredado, la que nos han colocado, pero también la que nos hemos dejado colocar.

Si la historia se escribe todos los días, no seamos más surrealistas, no más cadáveres exquisitos, seamos consecuentes, nada de palos de ciego, sepamos lo que nos hacemos, llamemos las cosas por su nombre, no más ladrones, no más vividores, no más aprovechados, no más gato por liebre, no más humillar, no más mirar para otro lado..., y si más justicia económica y social, si más luchar por lo nuestro, si más protagonismo del pueblo, menos despabilados diciéndonos lo que pensar, lo que hacer, lo que votar, lo que nos conviene y que ellos se encargan de todo por nosotros, porque eso, mientras ellos se enriquecen, solo nos ha traido miseria, ruina, pobreza y emigración.

Desempolvemos la Izquierda como proyecto "ave fenix", que resurja de sus cenizas el derecho del pueblo a ser libre,  dejemos de seguirle el juego al PPsoe, recuperemos la dignidad como pueblo soberano, sigamos nuestro propio camino, que les den a los que llevan cuarenta años prometiendo un cambio que nunca llega.

Hace falta una revolución en el pensamiento para salir del abismo. No es democracia votar listas cerradas cada cuatro años, no es democracia cuando da igual votar que no votar, no es democracia la que se basa en una carta magna que es papel mojado, que no sirve sino a una élite, no es democracia efectiva la que aumenta las diferencias entre pobres y ricos, no es democracia la que arrastra las formas y secuelas de la dictadura, no es democracia donde reina el oportunismo, la corrupción, el amiguismo y el clientelismo político, no es democracia cuando la pobreza se institucionaliza y el estado se convierte en el lismosnero oficial, no es democracia cuando el estado es una cosa que va por mal camino y el pueblo otra diferente que anda perdida, no es democracia cuando no hay mecanismos para corregir los males que la corrompen, pervierten y destruyen, no es democracia esto que tenemos porque ya está podrido y solo se mantiene por la pintura, la parafernalia, la decoración y los estómagos de los que viven de un cuento democrático que ya no se sostiene. Hace falta una democracia para el pueblo, por el pueblo, directa, justa, viva, fuerte, moderna, sobre todo efectiva y dotada de mecanismos anticorrupción, anti chorizos, anti vividores y salvapatrias. A ver si somos capaces de escribir otra historia diferente desde hoy mismo.



martes, 23 de octubre de 2018

En Marmolejo, si Lozano no sabe a qué espera Valdivia para hacer su trabajo, no vamos a saberlo nosostros.

Nuestros dirigentes, o no tienen vergüenza, o no tienen orgullo, o ninguna de las dos cosas.

Las viejas y ancestrales costumbres no se pierden. Desde las cavernas, todo el que aspira al poder o lo ostenta, practica el ritual de ver quién la tiene más larga. Y así durante milenios, y ahora mismo, la humanidad ha tenido que soportar las demostraciones de virilidad, tanto masculina como femenina, de la élite dirigente.

Hoy, en España, Casado y Rivera se dedican a este juego día y noche; a ver quién es más ultra abanderado español, a ver quién le echa más cojones a Sánchez, a ver quién es más de derechas, a ver quién le metería el puro más grande a los catalanes..., a ver cual de los dos se queda por encima del otro en las próximas elecciones generales, ya que el que el que pierda será vergonzante y escandalosamente un segundón, o sea, el primero del resto de perdedores. Por eso ambos están que muerden, sacando a la derecha de su tradicional, sosegada y calmada flema cuasi británica, para  caer en un nerviosismo recurrente, en un parloteo histriónico, del que antes solían huir y abominar, véase la parsimonia de Rajoy, ya que para ellos significa, en términos baloncestísticos, poco menos que perder la posición interior defensiva, exponiéndose a que les entren hasta la cocina sin poder evitarlo. Y, lo que es peor, dan imagen de vulnerabilidad y dispersión de la derecha. Yo encantado, PP, C,s, Vox, Falange y los susanistas anti sanchistas, todos a conservar las tradiciones caciquiles franquistas; están identificados y perfectamente catalogados en sus correspondientes buitreras.

En Marmolejo, Lozano idolatra el susanismo, heredero de los Zarrías, Chaves y Griñanes, los de los juicios por corrupción, los desmanes y arbitrariedades en la Junta, sobre las finanzas y los derechos del Pueblo Andaluz. Y los demás a callar y a andar. Este susanismo rancio, excesivo y dañino, es el que colmata cada estamento de la administración local y de la vida cotidiana, causando mucho mas daño que beneficios. Y es que la vieja ley del palo del gallinero es la que funciona activa y desgraciadamente. El pueblo y los trabajadores municipales están hasta las narices de que caiga siempre la porquería desde arriba. Abusos, ninguneo y represalias están a la orden del día.

Aquí no se habla por hablar, nada de lo que se dice es gratuito y, por supuesto, no se dan puntadas sin hilo; por lo que vamos a documentar por enésima vez la chulería, arbitrariedad y salidas de tono de la cúpula política municipe marmolejeña, y esta vez en su más alta instancia, con luz y taquígrafos. Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, pero a los fanfarrones e incontinentes verbales, es infraganti.

Sucedió en un pleno muy reciente. Sé que los plenos no son plato de gusto de los marmolejeños por el exceso de autobombo mitinero de Lozano y la escaséz de sentido común del Psoe, la prepotencia, la arrogancia y el desprecio con que se trata al resto de partidos, en particular, y a la ciudadanía en general, pero a veces, y más a menudo de lo que parece, contienen perlas preciosas, comentarios sin desperdicio dignos de un crápula o un ladino sátrapa. El caso es que ante una pregunta, creo que de C,s, sobre la espera para la colocación de cierto mobiliario urbano, la respuesta del Sr, Alcalde Presidente del Ayuntamiento y Secretario general del Psoe de Marmolejo, dejó a todos patidifusos, y sobre todo a sus compañeros de filas, en especial al Concejal de Obras, encargado de poner dicho mobiliario.

Y cito de oídas, pero ahí está la grabación del pleno. El Alcalde Lozano, dirigiéndose a su concejal y "amigo" Rafa Valdivia, con desprecio evidente y socarronería sobrada, respondió: "No sé a que espera, este (el concejal de obras) para ponerlo..., a que el mobiliario se le oxide en las naves ...". Fin de la cita.

En una frase y pocos segundos, no se puede decir más claro, le dijo Lozano a Valdivia públicamente, frente a todo el pueblo de Marmolejo, con taquígrafos y dejándolo grabado para la posteridad: flojo, incompetente, despreocupado, incumplidor, dejado, desidioso, holgazán, haragán, indolente, perezoso, vago, gandul, zángano, apoltronado..., y no sé cuantas cosas más ha querido decir, pero desde luego ha dejado claro que es indigno de su confianza, ya que él, Lozano, desconoce las intenciones, las prioridades, los tiempos, las actuaciones y los propósitos de su concejal y aparente mano derecha. Si Lozano no sabe a lo que espera Valdivia para hacer su trabajo, no vamos a saberlo nosostros.

Obviamente detrás de esta bofetada sin mano hay mucho de enfrentamiento personal, de desconfianza política, de guerra interna, de medición continua y comparación de genitales, de envidias, de coplejos varios, de demostración pública de poder, de aviso a navegantes, de exigencia de sumisión, de marcar territorio meando las esquinas, de demostrar quién manda y hasta donde se puede permitir la chulería el que manda...., y que eso es lo que hay.

Lozano y los suyos, no quieren a Valdivia y los suyos, y viceversa, incluidos apoyos foráneos. Lo dice alto, claro y públicamente para que nadie se equivoque. Medio Marmolejo y yo, pensamos que si no lo quiere, que lo eche y ponga a otro que le ría las gracias mejor y lo intimide menos.

Y es que como todo lo bonito se pega y hereda, han vuelto los viejos fantasmas y las antiguas máximas de la dirección del Psoe en Marmolejo: "los que rodean al líder, no deben de hacerle sombra; ni tener más cultura que él, ni más estudios, ni ser más listos, ni,  por supuesto, ser más ambiciosos, ni populares, ni queridos, ni llevarle la contraria, ni estar mejor relacionados, ni mejor mirados fuera..." No son pocos los purgados por esta causa, y los que se purgaran en el futuro.

Obviamente no ha pasado nada, como en cualquier manada, cuando el macho alfa gruñe, los demás acachan las orejas y mueven el rabo. Y los concejales agraviados han vuelto a su vida normal y a sus autoengaños diarios, los mismos que cualquier maltratad@ utiliza; " Bueno, ya lo conocemos..., él es así..., no se puede hacer nada..., no lo hace tan a menudo..., enseguida se le pasa..., en el fondo se arrepiente..., seguro que no lo hace más..., no ha sido tan grave..., la gente casi no se ha dado cuenta..., le ha salido sin querer..., no se le puede dar importancia, porque si no..., etc, etc, etc" y suma y sigue.

Esto es solo una muestra, de que la tiranía y las cacicadas están a la orden del día; y si esto pasa entre los que mandan, entre los de arriba, da miedo pensar en el trato al pueblo, los que soportamos sus cagadas, sus ambiciones y sus incompetencias. Es una pena y una vergüenza. Uno no tiene pudor por hacer o decir, agraviar o insultar y otros, los demás, no tienen orgullo, ni vergüenza torera, ni dignidad política, la han vendido por un plato de lentejas y por un sillón al que se han aferrado como verdaderas garrapatas. Es triste comprobar que nuestros dirigentes, o no tienen vergüenza, o no tienen orgullo, o ninguna de las dos cosas. Por cierto, ningún concejal ha salido en defensa de Rafa, de hecho todos miran para otro lado, incluido el interfecto.

Pues como lo cortés no quita lo valiente, desde aquí tengo que condenar el maltrato, la salida de tono, el ninguneo o la falta de escrúpulos de nuestro alcalde hacia este concejal, aunque sea de su partido. Esto no se hace, Manolo, que luego te critican y con razón.

 A pesar de todo y en justcia hay que decir que siempre van juntos. Ambos están dotados del don de la ubicuidad, por arte de magia, o divinidad, puede aparecer en todos los sitios a la vez. Pero juntos en la mayoría de los casos, echampelaos, como dirían los gaditanos, do psájaros para el mismo tiro..., si el safari fuera fotográfico.

Quizás sea la desconfianza lo que les une, pero son la guinda y la nata en todos los pasteles, los niños en todas las comuniones, los novios de las bodas, los parientes y hasta el cura de los entierros, si alguien toma el agua, son las aguadoras, si vienen forasteros, son los cicerones, si aparece un poeta, un rapsoda, un pintor, o un mecenas, allí están ellos poniéndo el acento, las comas, la sentencia, y la alcallata para el cuadro..., y todo por la foto. Donde se haga una foto, allí están ellos, arreglados, en lo trivial, en lo oportuno y lo inoportuno, en lo lúdico y lo religioso, lo intrascendente y lo extraordinario, donde los llaman y donde no..., y siempre en las causas de los demás, haciéndolas propias para rebañar palmas y votos. Auténticos pegadizos, convidados de piedra que escoltan a los protagonistas de la vida marmolejeña chupando camara y protagonismo, siempre por la foto.  En fin, esa incontinencia fotográfica ya los llevó en su momento a retratarse dando palmaditas en las espaldas de los emigrantes a Francia, pidiéndoles el voto y rentabilizando su condición de emigrantes y exiliados económicos. Hoy se esconden de los autobuses que los llevan y traen, ya no cuela su falsa preocupación. Donde huelen que hay foto, allí van corriendo; lástima que donde hay que doblar los riñones no pase lo mismo..., y que no se confundan, salir en la foto es su propaganda, no su trabajo. Hubo un tiempo en que los políticos se quitaban de la foto y dejaban el protagonismo a los ciudadanos. Y de eso no hace tanto, 2011/2015.

domingo, 21 de octubre de 2018

Socialistas por el Cambio en Andalucía - Socialistas en pie de lucha

¿VOTAR A SUSANA? NO ES NO.

No voto a Susana por las 800.000 personas desempleadas que hay en Andalucía.
No voto a Susana por las 400.000 personas desempleadas sin ingresos.
No voto a Susana por las miles de personas y familias que viven sin techo o en infraviviendas.
No voto a Susana porque no apoyo el cortijo y los estomagos agradecidos.
No voto a Susana porque no apoyo los Eres y otros casos.
No voto a Susana porque no me gusta que el dinero para cursos de desempleados se gasten en clubs de alterne y otras cosas.
No voto a Susana porque no me gustan los colegios que tenemos en muchos pueblos y ciudades.
No voto a Susana porque quiero una mejor sanidad pública.
NO voto a Susana por las familias desahuciadas sin alternativa habitacional.
NO voto a Susana por todos los jóvenes andaluces que han tenido que emigrar.
NO voto a Susana por no dar una mejor atención a las personas dependientes.
NO voto a Susana por las personas que se han suicidado en Andalucía por no tener ingresos.
NO voto a Susana por las personas que han muerto en Andalucía sin techo en las calles.
No voto a Susana por no atender debidamente la Atención Temprana.
No voto a Susana por pactar con Ciudadanos.
No voto a Susana por no apoyar al Presidente Pedro Sánchez con todo lo que le están atacando desde las derechas.
No voto a Susana... Por traicionar a nuestro Secretario General Pedro Sánchez.
No voto a Susana... porque quiero tener una Andalucía MEJOR y con Futuro.

Por eso votaré Socialistas por el Cambio.

Viene de Facebook

jueves, 18 de octubre de 2018

Presentación del poemario "VERSOS TEMPLADOS...A FUEGO Y AGUA" de Mariano Jurado Arcos





Mariano Jurado Arcos

 presentación del poemario:

VERSOS TEMPLADOS...
A FUEGO Y AGUA



Con la colaboración especial de familiares y amigos que leerán poemas.
          Ponen la música:
Susana Muñoz Ruiz (clarinete)
María Castro Robles (clarinete)
Ana Lozano Lozano (flauta)
Elena Real Torralbo (flauta)
                                 María del Carmen Cano Gallardo (flauta)

                               Componentes de la A.M.C. Ntra. Sra.de la Paz (Marmolejo)

                        El acto tendrá lugar el viernes 19 de octubre, a las 19’30h.
        en la CASA DE LA CULTURA DE MARMOLEJO (SALA VERDE).



ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO
Información deportiva local detallada