martes, 20 de junio de 2017

"Beba Psoe susanísta, 0,0 socialdemócrata light, o beba Psoe clásico sanchista, con el sabor de los buenos tiempos..."


El Psoe ya no es una ideología, es solo un producto de marketing..., y una mascota para la derecha.

El Psoe, como la Coca cola, ya es solamente un producto de marketing, unas siglas, una marca, un naming conseguido, una identidad visual, imagotipo o un isologo. Al Psoe, como a la Coca cola, solo le queda venderse como el resultado final de un estudio exhaustivo y concienzudo de un brandig costoso y eficaz. El Psoe ya no es una ideología, es solo un producto; o ni siquiera eso, es solo un nombre, un envase vacío, con la etiqueta pegada, dispuesto a llenarse de lo que la gente quiera comprar. ¿Se puede caer más bajo en política? Así es y casi todos son iguales.

No hay que dramatizar. La derecha actual, la que nos gobierna, la cadena de mando, a saber: el PP activamente, C's apoyando y Psoe consintiendo, los tres, carecen de ideario político más allá de beneficiar a unos a costa de los otros. Tienen claro, y e eso están de acuerdo Sanchez y Susana, que manda el que manda, el PP que ellos han puesto (Susi otorgó en la investidura y Pedro en la moción de censura); llevando este siempre a Ciudadanos (marca blanca pepera) de su mano, y de la de C's no se suelta el Psoe, ni la Kalesi en Andalucía, ni Pedrito para sus pactos con Podemos. Más bien parece que en lugar de ir de la mano, sea Ciudadanos que los lleva de la correa, cuan mascota o "sex slave", a un soe sin personalidad, sometido y dependiente, al que se lo pone la derecha como un florón cuando les place. Menuda porquería de izquierdas que nos quieren vender como opción de futuro, esto no cuela. Menos teatro y más vergüenza.

El Neoliberalismo pepero, ciudadano y adoptado por los socialdemócratas solo se basa en "que el que más pueda, que más apriete", o sea,  que el pez grande se come al chico, que los ricos sean cada vez más ricos y a lo pobres que les den..., se basa en la ley de la selva llevada a principio y sustento de la economía,  la ley del oeste y la del más fuerte juntas y, por supuesto, nada de intervenir el Estado para proteger, regularizar, garantizar o amparar al débil... Así las gastan, así nos va, así lo tenemos de crudo y así nos va a seguir yendo, per saecula saeculorum, si no cambiamos el cuento, caperucita.

Luego, convenimos que, por sentido común,  por definición, por puro maniqueismo, y en política aún con mayor razón, la contraposición de contrarios, es la que conforma la realidad. La luz es apreciada en lo que vale frente a la oscuridad, la bondad cobra sentido en contraste con la maldad, la riqueza es un escándalo cuando se contempla la miseria, la impunidad es intolerable frente al civismo, el latrocinio de lo común es escandaloso para los que contribuyen, la corrupción es una afrenta para los trabajadores públicos honrados, el engaño es una tomadura de pelo para los que creen en la eficacia del voto, el abuso de poder hunde a los humildes..., y, por ende, la derecha caciquíl, nido de corrupción y discriminación social, da sentido a la lucha de la izquierda por igualar las opciones, las atenciones y las oportunidades, y por garantizar el derecho al bienestar y la felicidad de cada individuo en su paso por esta vida.

Y en esto está el Psoe, como la Coca cola, intentado vender como buenas todas las diferentes versiones que saca al mercado. Si los sanchistas dicen que son más de izquierdas, es porque reconocen que los susanistas son más de derechas. Y aún así, básicamente son iguales, son los socialdemócratas del puño y la rosa que adoptara Felípe González, la marca es la misma, el producto varía en matices, como la coca cola, intentando agradar a la mayor parte del público posible, coger clientela, hacer negocio, conseguir dividendos, aunque sea vendiendo m...; compitiendo, pero bajo la misma marca y haciendo balance juntos a final de año.
Evolución de la marca Psoe.
Puro márketing: "Beba Psoe susanísta, 0,0 de socialismo, socialdemócrata light, derechizado, patriótico y responsable, o beba, Psoe clásico, izquierdoso, rebelde, con todo el sabor de los buenos tiempos..."

Pero que nadie se engañe, que ni la Coca cola clásica trae ya extracto de coca, como la original de Pemberton, ni el Psoe de Sánchez ha vuelto al marxismo, ni al yunque y el libro, de Pablo Iglesias. Eso lo cambiaron como todo, absolutamente todo, menos la marca y el nombre. Es la estafa colectiva de la transición y continua vigente, que Sánchez, mientras no renuncie a la socialdemocracia, la película es la misma. También nos vendieron a Zapatero como un adalid de la izquierda y los humildes y resultó ser un incompetente y un fraude.

Hay que hacer notar que, como en el chiste, la coca cola de naranja no existe, eso es Fanta ( para nuestro caso C's), ni la fórmula magistral utilizada por ambas marcas, Coca cola y Psoe, va mucho más allá del agua o demagogia, azúcares o demagogia, porquería o demagogia y colorante o demagogia; ambas empresas son un timo, ambos productos terminan siendo dañinos para la salud y ambos negocios se reducen, a la postre a lo que son, un escandaloso, flagrante y trágico caso de marketing.  Que quién no los conozca, que los compre.


Al hilo de esto, de lo que nos están haciendo tragar, engañándonos y conformándonos, hay otra cuestión igual de actual y sangrante. Dicen que el dinero, ni se crea ni se destruye, solo cambia de bolsillo. Yo tengo mis dudas sobre la máquina de hacer dinero, como funciona y, quienes, para qué y cuando la ponen a trabajar. Pero nadie me quitará la razón si termino afirmando que el dinero es un gran invento; papel pintado y chapas metálicas acuñadas, que valen y equivalen a lo que nos digan las élites, que son fáciles de acumular, manejar y disfrutar para unos, y que termina siendo casi misión imposible de conseguir para otros. Poderoso caballero o instrumento, de control, de exclusión, de injusticia social, de diferenciación entre clases, creador de esclavitud, motivo de abuso y..., en definitiva zanahoria para deslomar trabajando a la inmensa mayoría de la humanidad, mientras un pequeño porcentaje se enriquece indecentemente a la sombra de la desesperación, inanición, enfermedad y muerte de los más desfavorecidos, que no son pocos millones.

 Estos días nos cuentan en la tele que más de 60.000 millones de euros, de los que se le entregaron a la banca para su "rescate", se dan por perdidos. Con un par. Eso viene a ser algo así como  que los gobiernos del PPsoe ha perdido, tirado, olvidado, extraviado, abandonado, descuidado, despistado, desorientado  más de 10.000.000.000.000 (diez billones) de pesetas, que han salido directamente del bolsillo de los ciudadanos y que no se han empleado en paliar los efectos, en las personas y las familias, de la crisis más desastrosa que hemos conocido. Diez billones de razones para que los dos, PPsoe al completo vayan a la puñetera calle.

Dinero suficiente como para que no hubiera tenido que ejecutarse ningún desahucio en España. Con ese dinero, se podrían haber liquidado millones de hipotecas de los más desfavorecidos, se podría haber dado trabajo a razón de 70 millones de mensualidades, se podría haber quitado mucha pobreza y miseria en lugar de traerla, se podría haber mantenido el nivel en sanidad y educación, se podría haber solventado la dependencia, se hubiera paliado el paro juvenil, los ayuntamientos, comunidades y muchos organismos habrían podido sanearse y emprender campañas e inversiones para evitar efectivamente la emigración y la exclusión.

Con ese dinero se podría haber hecho muchas cosas por el pueblo, los que lo han pagado, de todo, menos dárselo regalado a los mismos bancos que están esquilmando las arcas de las familias, que por dos duros desahucian y amenazan a las personas que los han rescatado. ¿Cuando nos han sobrado a los españoles 60.000 millones de euros, en plena crisis, para rescatar (regalárselos) a tres bancos marginales y ruinosos?  Jodidos estamos con estos gobernantes corruptos de mierda. ¿Donde está el dinero?

Ahí queda la reflexión y la nota de que por menos de eso un gobierno decente hubiera dimitido hace ya tiempo. Pero entre que la decencia es un bien muy escaso en la política actual y que  la ciudadanía somos masoquistas y nos gusta que nos den caña, así nos luce el pelo. Suma y sigue. Lo de siempre, si en Marmolejo, un pueblo pequeño, con el Psoe se le perdió la pista a un buen puñado de millones de euros, a nivel estatal, qué no habrá pasado. ¿Algún día lo sabremos?




6 comentarios:

  1. Se "pierden" 60.000 millones de euros y no pasa nada. Un tío "dona" 300 millones de euros y se lía la de San Quintín, que si se está de acuerdo o no con esa donación. Si con 300 millones de esa donación se hacen cosas contra el cáncer, ¿qué no se podría hacer con 60.000 millones?. Y mientras tanto un montón de tontos defendiendo a los ladrones. Ahí lo dejo.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, más que un santo. En esta España de charanga y pandereta, mientras miramos el pajarito, nos roban la cartera. Y dejo otra idea en el aire: ¿Cuantos y cuanto nos estarán robando a todos los españoles, incluidos los catalanes, mientras andamos distraidos mirando el "pajarito" del show del independentismo catalán? ¿Como de gordo tiene que ser lo que tratan de tapar, como para liar el movidón mediático, social y político que están liando?

    ResponderEliminar
  3. Pero España es una gran nación y los españoles muy españoles y mucho españoles. Por favor, dejad de defender y de votar a los que nos están robando a manos llenas. Abrid los ojos, pensad en el futuro y en vuestros hijos, nietos....Si votas a los ladrones, ¿tú qué eres?.

    ResponderEliminar
  4. Cierto es que siguiendo siempre el mismo camino, se llega siempre al mismo sitio. Repitiendo los errores, tendremos los mismos malos resutados. Votando lo mismo y a los mismos, tendremos la misma ruina, las mismas políticas con los mismos resultados, los mismos ladrones, los mismos caciques, los mismos incompetentes y los mismo salvapatrias. Apliquemonos el cuento y aprendamos de los errores, no votemos a los de siempre si no queremos terminar como siempre.

    ResponderEliminar
  5. No se de que se queja tanto la gente. 30 años gobernando en Andalucía los mismos y la gente los vuelve a votar. Andalucía última en lo bueno y primera en lo malo, pero no pasa nada volverán a decir que van a quitar el paro como los últimos 30 años y la gente los volverá a votar para después quejarse por todo. Que espabile el pueblo y no tengan tanto miedo. Y a nivel nacional lo mismo. que sigan votando al pp y después a llorar

    ResponderEliminar
  6. A la vista de lo deseado por la mayoría de la militancia del PSOE en las últimas primarias, he de destacar el mérito y la clarividencia que demostraron los/as socialistas que integraron y votaron las listas de "Marmolejo Si" en las últimas elecciones municipales. Creo que los acontecimientos posteriores empiezan a darle la razón pues ha sido un auténtico clamor el contundente NO al "socialismo neoliberal de pandereta y sacristía" de Susana Díaz y los/as suyos/as. Pedro Sánchez tendría que tomar nota y empezar a contar con tanta gente válida que se apartó del partido por no aceptar el proyecto personalista y, a todas luces, conservador de la presidenta andaluza.

    ResponderEliminar

La libertad y el respeto son repelentes contra el fascismo. Ejercita este principio compartiendo tu opinión, hablando se entiende la gente.
El administrador de este blog no se responsabiliza de los comentarios a las entradas y no permitirá insultos ni injurias a personas o instituciones, borrando los comentarios no respetuosos.

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO
Información deportiva local detallada