viernes, 21 de abril de 2017

En Marmolejo: La manada come jerárquicamente y solo come la manada.


 "el trabajo en Marmolejo, será para los marmolejeños, pero los del partido están primero"
 
Cuando se tiene que vaciar una sentina, como esta que contemplamos ahora, también llamada clase política que ha salido rana, los que son más de media liebre y los que se consideran unos linces intocables y protegidos... (por delimitar el coto un poquito) no vale con sacar un cubo de mierda de cuando en cuando y airearlo, hay que llegar al fondo, desinfectar, sellar y clausurar el estercolero, si no andaremos de por vida con la hez de la sociedad hasta los corvejones, por no decir al cuello, nadando en ella y ahogándonos. Y como no nos espabilemos muy rápido llevamos camino de ello, porque ya hay muchos sitios donde no se hace pie.

El iceberg que hundió al Titanic es un cubito de hielo comparado con el que lleva años hundiendo la Democracia, se llama corrupción y ya ha podido con las instituciones, con los derechos sociales, con la Constitución, con los sindicatos, la dignidad del pueblo español y las arcas públicas de los ayuntamientos y diputaciones, autonómicas y estatales, ministerios y todo lo que se pueda rapiñar y tenga candado. Esa es la parte que no se ve, la que no nos están diciendo, la parte de la película que es cuando matan a la muchacha y nos da el susto gordo. Es la parte del pozo ciego que no se quiere limpiar, la que apesta más, la que contiene toda la corrupción de alta y baja intensidad, la que corre por las venas del sistema, la que es endémica, el premio que buscan los desalmados que entran en política, la que no se va a tocar y será caldo de cultivo para que, cambiándolo todo, nada cambie; es donde se cría la impudicia, la desvergüenza, la inmoralidad, la desfachatez y se protege a capa y espada, a tesorero y fiscal, y en los mítines victimistas con bocadillo incluido.

Los partidos políticos actuales, los de siempre, el Ppsoe, no ejercen como tales, son monstruos insaciables, repletos de cuadros que hay que mantener, alimentar y engordar a costa de lo que sea. Las bases no cuentan, solo son palmeros mitineros ocasionales que no pintan nada en el baile, solo tienen que votar y callar, ya lo decía Mussolini: "credere, obbedire, combattere", lo demás queda entre un ejercito de dirigentes que forma un engranaje mafioso ajustado y afinado al milímetro, con el único objetivo de mantener el poder y tapar la trama delictiva.

No se puede pensar que esto se arregla solo cambiando a uno u otro político, o quitando a un partido y poniendo a otro, esta enfermedad es mortal de necesidad, mucho peor de lo grave que ya se ve y hay que cortar por lo sano. Hay que tocar los cimientos del sistema, hacer cambios profundos, sanear las instituciones y dotarlas de mecanismos de control que las blinden contra la corrupción. Mientras los banqueros y empresarios pongan, paguen a los políticos, que a su vez nombran a los jueces y fiscales que los controlan, tendremos las cárceles llenas de desgraciados roba gallinas y los estamentos llenos de delincuentes de guante blanco que nos dejan sin trabajo ni cobertura social, desahuciados, sin derechos, sin justicia, sin democracia y obligando a muchos a asaltar un gallinero si quieren comer carne.

Es hora de que, como en Marmolejo, nos demos cuenta el daño que nos están haciendo a todos estos niños "nacidos para gobernar", literalmente mantenidos por el partido, incompetentes, incapaces, intocables y muy manejables, que saben del funcionamiento interno, de la fontanería desagradable y maloliente, de lo que no se puede decir, de los secretos ocultos y vergonzantes y que cobran su silencio espléndidamente. Lo malo es que termina pagándolo el pueblo multiplicado por cien, porque tienen una ambición insaciable, inmunidad e impunidad garantizada, presumen y practican un revanchismo demoledor y ejemplarizante y ejercen de reyezuelos déspotas cerrando a cal y canto la oportunidad y el futuro a todo el que no sea del partido. La manada come jerárquicamente y solo come la manada. O como se dice, y se amenaza, para afiliar al necesitado: "el trabajo en Marmolejo, será para los marmolejeños, pero los del partido están primero". Y lo cumplen, humillante y dolorosamente, con alevosía y sometiendo a escarnio público a quienes no leen, fanfarroneando y haciendo alardes de las colocaciones a dedo.

Está a la vista que luego, ahora, solo se ven empresas forasteras trabajado en Marmolejo, y el afiliado común rompiendo zapatos, yendo a la casa del pueblo para que lo vean, intentando caer en gracia y pensando que él será uno de los primeros en cuanto haya algo..., de eso que se ha robado al pueblo que tendría que repartirse con justicia pero se comercia en el mercado negro con pingües beneficios, a precios de vergüenza y que son las escasas oportunidades de trabajo que a la postre forjan el futuro de cada familia. El que comercia así, el que se lucra políticamente siendo un estraperlista de la esperanza, siendo un usurero de algo que tendría que administrar con equidad y generosidad, solo se puede definir de una manera, es simplemente un despreciable, haciendo cosas despreciables, para mayor gloria de una élite despreciable.

No diré que para un partido despreciable, no sería justo, porque ahí, detrás de las bases engañadas  y del partido manipulado se esconde mucho ser ruin, vil, abyecto, infame, indigno, rastrero, innoble, depravado, detestable, repugnante, repulsivo, aborrecible..., o sea corrupto, para que nos entendamos. Ojalá las bases abran los ojos y viendo que la que está cayendo colma el vaso de la paciencia, corten por lo sano y determinen que en su nombre no se roba más.

1 comentario:

La libertad y el respeto son repelentes contra el fascismo. Ejercita este principio compartiendo tu opinión, hablando se entiende la gente.
El administrador de este blog no se responsabiliza de los comentarios a las entradas y no permitirá insultos ni injurias a personas o instituciones, borrando los comentarios no respetuosos.

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO
Información deportiva local detallada