martes, 17 de diciembre de 2013

En Marmolejo, ya no hay necesidad de darse golpes de pecho, ni de hacer alardes públicos por si vuelven los de las listas negras


Es hora de evolucionar, adaptarse, prepararse para el futuro y cortar con un pasado humillante e indigno.

Dicen que CRISIS significa oportunidad y más claramente que esta, no se va a presentar otra, con tanto como hay por evolucionar, adaptarse y prepararse para el futuro y cortar con un pasado humillante e indigno.

Pero lo suyo es que empiece por el principio, ya que no se trata sino de contar las cosas como pasan, como son, no como nos las han pintado durante años, ni como nos gustaría que fueran. La realidad es una y está ahí a la vista de todos. Tampoco se trata de ninguna especie de revanchismo o ajuste extraño de cuentas, aunque es verdad que los trabajadores municipales llevan dos años y medio siendo atemorizados, escuchando de parte de los representantes de la UGT, osea, del psoe local, día si y día también, que una purga salvaje se va a cebar con sus puestos de trabajo, que va a haber una escabechina sin piedad y sin precedentes, que pocos se salvarán de la masacre de despidos, que tal es la impiedad de los comunistas y sus ansias de venganza.

El mismo Relaño, en una de sus primeras intervenciones después de perder la alcaldía, insistió en que el Ayuntamiento de Marmolejo era “especial” y necesitaba de “mucha gente” para llevarlo. En cada intervención, entre justificaciones e intentos de dirigir desde el exilio, sin saberlo daba claves dejando ver los puntos débiles de su gestión y entre ellos, no cabe duda de que sabía sobradamente que la plantilla municipal sufría desequilibrios tanto estructurales, como de optimización productiva, como en su número o en su organización interna, en definitiva, que estaban mal repartidos, mal aprovechados, pagados según criterios extraños y en algunos casos, los menos, con comportamientos viciados y nada productivos.

La forma tan sui generis de contratación de muchos de los trabajadores, funcionarios o no, (aspecto o circunstancia que a pesar de los pesares y de las malas lenguas, no se ha puesto nunca sobre la mesa), es la base de la mala conciencia de algunos y temores de otros, clave para comprender las diferentes reacciones ante la actual negociación sobre los recortes que hay que hacer en el gasto de personal para cumplir el plan de ajuste. Esa es la clave de la cuestión y desde ahí quiero comenzar mi reflexión.

Es vital para entender las reacciones de los representantes de los trabajadores municipales que en las reuniones se rasgan las vestiduras, siguiendo las instrucciones del psoe local, para demostrar que su lealtad y agradecimiento es total e incondicional, y que quieren, a toda costa y repitiendo literalmente palabras de los políticos cristobistas en los plenos, “que no se insista, que no se hable más del pasado, la deuda o los responsables de esta, que se olvide el tema...” También podremos comprender porqué estos representantes ugetistas/cristobistas, cedieron el día del pleno el testigo de la negociación a los partidos políticos psoe y PP, abandonando claramente a su suerte a los trabajadores, solo por un sentimiento de agradecimiento mal entendido e insano hacia los que los colocaron.

Pero veamos como empieza todo, seguramente como en muchos pueblos, pero en otra época, con una conversación de un padre preocupado o una madre voluntariosa con el alcalde de turno, para ver si se puede colocar en el Ayuntamiento su chiquillo o su chiquilla, que tiene tales estudios, que a ver que puedes hacer..., que quedaremos eternamente agradecidos..., (lo que es un comportamiento absolutamente humano y lógico), otra cosa es las connotaciones, la deuda moral, las exigencias de lealtad, el uso político, la manipulación, la ceguera y los fanatismos, por un plato de lentejas que, para muchos, bien caro les está saliendo.

Ni que decir tiene que dicha demanda de trabajo, era sopesada, valorada y atendida, calculando su potencial rendimiento político, los beneficios electorales y las rentas para el partido, pero sobre todo lo que se medía en profundidad era lo ejemplarizante del acto de contratación. Tenía que ser toda una demostración de fuerza, un ejemplo de poderío, un mensaje claro sobre quién mandaba en Marmolejo, un aviso a navegantes de que la voluntad del Alcalde tenía valor de ley y si él quería contrataba a quién quisiera y daba igual la forma en que lo hiciera, porque eso iba a misa y se quedaba hecho para toda la vida. Y no había nada más que hablar. Por supuesto en el caso de los despidos era aún más fulminante y agresivo; era el sello de la casa: “ni perdono, ni olvido”, por eso, al contratar, se daba por incluida la coletilla: “... y me debes lealtad eterna”.

Una vez más, como en el caso de las Torrecillas y tantos otros, por narices, la legalidad se reducía en Marmolejo a la voluntad de un individuo y su corte de palmeros. Una vez más, en este pueblo, se hacían las cosas, si o si, al estilo del cacique y la consigna era que, mientras el régimen caciquil estuviera vigente, esa y no otra era la forma de hacer política, de gobernar, de aplicar la ley, de humillar a unos y otros, de someter a los vecinos y hasta de enfrentarlos por unas migajas.

Hoy ha llegado el tiempo de olvidar, si se quiere olvidar algo que sean esas lealtades absurdas, producto de un estilo de gestión viciada y enfermiza. Hoy ya no hay necesidad de darse golpes de pecho, ni de hacer alardes públicos por si vuelven los de las listas negras; esos no van a volver a hacer daño a este Pueblo, ni a nadie, bastante trabajo tienen con dar explicaciones ante la Justicia. Las brabuconadas, la huida hacia adelante, las mentiras, las amenazas y los triunfalismos destemplados y fuera de todo lugar, no van a hacer que Marmolejo vuelva a caer en el pozo que preparan los secuaces del cristobismo, nunca segundas partes fueron buenas, y en este caso ni se contempla.  

La mayoría de los trabajadores municipales ya han comenzado a andar el camino del sentido común  y se alejan de planteamientos partidistas. Son personas comprometidas con su trabajo y su pueblo, que no entienden que con sus problemas tengan que apuntarse tantos unos políticos mediocres que dicen defenderlos, pero que en realidad solo se defienden a si mismos. Por suerte cada día son menos los que siguen besando el suelo que pisan los cristobistas, la mayoría no están dispuestos a seguir engañados, ni humillándose, ni admiten manipulaciones, ni quieren saber nada de la codicia personal de cuatro políticos venidos a menos.

5 comentarios:

  1. Creo que sería mejor, de aquí para adelante, hablar de "GORGOGISTAS", pues ese término los define mucho mejor todavía. Un gorgogo como ya sabemos, es un bicho que causa graves daños dentro del habitat en el que decide ubicarse para realizar su vida diaria. El gorgogismo sería un movimiento catastrófico-político caracterizado por corroer la sociedad donde opera, causándole daños irreparables. Los gorgogistas serían aquellos/as individuos/as que en su acción diaria causan graves estragos en el entorno donde operan alterando la convivencia y fomentando la putrefacción del cuerpo social.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO. SON UNOS CORRUPTOS QUE SE HAN APROVECHADO DE LO MAS DÉBILES. SON POPULISTAS. HAY QUE DESTERRARLOS POLÍTICAMENTE.

      Eliminar
  2. Funcionario con oposición.18 de diciembre de 2013, 0:48

    Espero que impere el sentido común, no podemos mantener a tanto enchufado, pero también es cierto que en este País ya hay demasiados parados, por lo tanto, un buen acuerdo entre las partes implicadas es lo que l@s marmolejeñ@s demandamos para aligerar un poquito la carga que ya llevamos encima, porque si tod@s nos ponemos intransigentes, habrá que preguntar y reflexionar sobre cómo y de qué manera se configuró esta extensa plantilla que tod@s pagamos a fin de mes.

    ResponderEliminar
  3. Simplemente, limpiad la era y convocad las plazas legalmente, ¿tan dificil es?, ¿a quién les estáis mirando la cara, si ellos no miran por vosotros, ni por sus compañeros, ni por nadie?

    ResponderEliminar
  4. Funcionario con oposición, DICE:si tod@s nos ponemos intransigentes, habrá que preguntar y reflexionar sobre cómo y de qué manera se configuró esta extensa plantilla que tod@s pagamos a fin de mes.

    Pues a mi particularmente, -no hablo por nadie mas- me gustaría que llegáramos a saberlo, al fin y al cabo los/as marmolejeños/as somos los/as paganinis de la plantilla, y creo que debemos de saberlo.

    ResponderEliminar

La libertad y el respeto son repelentes contra el fascismo. Ejercita este principio compartiendo tu opinión, hablando se entiende la gente.
El administrador de este blog no se responsabiliza de los comentarios a las entradas y no permitirá insultos ni injurias a personas o instituciones, borrando los comentarios no respetuosos.

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO
Información deportiva local detallada