sábado, 13 de mayo de 2017

En Marmolejo Lozano funciona como Rajoy y Susana juntos: cerrar filas y tapar la corrupción.

 Las manos sucias más limpias del mundo.

Es innegable que estamos pasando por un periodo crucial de nuestra historia,  coyuntural y crítico, me atrevería a matizar. Está claro que no hay más leña que la que arde aunque, a pesar de la mucha tela que queda por cortar y de que no hay más piojos que la manta llena, es evidente que no hay vuelta de hoja: lo que importa es tener ojo avizor..., al gato encerrado.

Cada cual, soe y Pp, afronta esta crisis, del sistema bipartidista y el pozo sin fondo de la corrupción, como dios le da a entender, y esta es en una de las pocas cosas en las que divergen. Porque, en el fondo, se necesitan, ellos son el sistema, el objetivo es el mismo, y la lucha es común y coordinada para conseguirlo. Se están jugando la supervivencia y tienen que capear el temporal juntos, como dos piezas claves de un mismo engranaje, una no puede funcionar sin la otra.

Para ilustrar el argumento, me viene a la memoria la anécdota de aquella chavala que por seguir la moda decidió ponerse una minifalda para salir con sus amigas. Una vez en la calle, arrepentida de la elección, no paraba de darle a la prenda tirones para abajo, para compensar la escasez de tela, dándose cuenta de que si jalaba por detrás se le subía por delante y si tensaba la falda por la delantera menguaba en la retaguardia. En fin, todo un dilema, una dicotomía indisoluble, como diría el filósofo, hiciera la joven lo que hiciera estaba perdida ya que, movida por el pudor, por arreglar lo que no tenía arreglo, terminaba pasando vergüenza. La solución solo podía ser una, no hacer nada y , como era una moda y las demás vestían igual, pasaría inadvertida y no llamaría tanto la atención.

Algo parecido está pasando a este binomio que sumado representa la decadencia  bipartidista y la corrupción absoluta en la política nacional tal y como lleva funcionando los últimos 40 años. Ya no está el patio para pasar desapercibido, no hay tela para tapar las dos cosas a la vez, por lo que cada uno juega sus cartas a su manera. Es histórico y habitual lo de hacerse los suecos e intentar convencernos de que corruptos somos todos..., que el que no roba en este país es solo porque no ha tenido la oportunidad, que el latrocinio es inherente al ser humano, que nadie es más humano que un político y que el aceite por donde pasa mancha, que todo el que trabaja con miel se chupa los dedos, etc, etc..., y  un jamón. Lo que confirma que de hacer propòsito de enmienda, autocrítica o limpieza general, nada de nada.

Así pues, para capear el huracán, que se está formando en la opinión pública y la Justicia como consecuencia de sus excesos y engaños, han adoptado dos estrategias diferentes y cada cual elige lo que tapa y/o lo que deja al aire: el Psoe ha decidido, como mal menor, exhibir las miserias y guerras internas y ocultar a ultranza la corrupción arraigada y endémica que ha generado, sobre todo en Andalucía, durante cuarenta años de absolutismo y caciquismo feroz.

Están convencidos de que, diversificando la oferta gana la banca y sea como sea todo queda en casa pero, ganando las primarias la Kalesi  Susi, matará dos pájaros de un tiro, a saber, tapar la mugre, suciedad, pringue, porquería, cochambre, roña y costra del trasnochado y endémico decimonónico bandolerismo político andaluz institucional, y  sanear purgando y controlando el partido con puño de hierro. Ahí es donde se relame la vieja guardia y las empresas que hay detrás.

El Pp ha preferido tirar por el otro lado de la falda y, su táctica es pregonar la  unidad en torno a un liderazgo, tapar las diferencias, dar la impresión de que forman una piña hermética que rodea a Rajoy, y dejar al aire, a su suerte, los casos de corrupción que más canten y no se puedan maquillar, los insalvables, a base de echar carnaza a los periodistas sacando los chivos expiatorios que sean necesarios y silenciando lo que se pueda, con la esperanza de que cuando pase el tornado los daños sean mínimos y que, después del chaparrón, el aire se dé oficialmente por depurado y la imagen se haya limpiado, el partido siga intacto y los muebles se hayan salvado. Heredando, los que queden, otros cuarenta años gloriosos de paz, sueltos de pies y manos y esperando que lo que ellos llaman "salida de la crisis" les indulte en las urnas lo que se sentencia en la calle. No es tan difícil, ni tan descabellada la maniobra, hoy con un 30% de los votos se consigue plenam indulgentiam.

A la fuerza ahorcan, se enfrentan a lo inevitable, pero con el blindaje que le proporciona el aparato del gobierno, en medio de una guerra en la que fiscales, periodistas, políticos, empresarios y jueces ya cuentan sus bajas, en la que todo vale porque no es una guerra limpia sino soterrada, de guerrillas, en la sombra, sin cuartel y aunque todos arriesgan el puesto hay una mayoría que tiene mucho que ganar.  España se juega el futuro, pero el pueblo, que es quién más tiene que perder, porque es quién pagará los platos rotos, se lo juega todo; hoy es un mero espectador, estupefacto, engañado y desorientado. El futuro, la Libertad y la Dignidad están en la picota. Las calles debieran resultar estrechas para albergar la indignación y la Revolución de la Honradez.

Estamos en medio de una guerra y no nos damos por enterados o no queremos saberlo, es evidente, escandalosa y vieja, no es reciente, el vuelo de las balas y navajas lleva años silbando a nuestro al rededor y tan acostumbrados estamos que no le echamos cuentas. Políticos peperos y los mal llamados socialistas forman huestes para disputarse el pastel de un gobierno que en todos sus niveles está lastrado por una sombra tan impune como rentable, y estos ejércitos, a su vez se componen de familias o bandas enfrentadas entre sí por llevarse las tajadas más suculentas. Todos lo saben todo y nadie sabe nada. Corrupción y podredumbre nos rodea, mientras la administración pública se ralentiza, pierde eficacia, se dificulta el acceso, se pervierte, se diluye y dispersa, encareciéndose para el ciudadano, hundiendo a un pueblo arruinado que no puede permitirse ya a unos políticos por encima de sus posibilidades, que paga, calla, vota y anda. Un callejón sin salida..., mientras sigamos actuando como ganado que va al matadero dócil, resignado y servil. Dicen que cuando algo no funciona y se quiere cambiar, para conseguir resultados diferentes, solo hay que dejar de hacer lo de siempre y actuar de forma diferente. Lo que no podemos es vivir y morir siempre en tierra de nadie, toreados y utilizados hasta la extenuación como la famosa vaquilla. España es del pueblo o solo de los poderosos?

Esto en cuanto al poder Ejecutivo y Legislativo, que no hay por donde cogerlos, porque el Judicial, que es el tercero en discordia, y es el que debería mantener a los otros a raya, ser vigilante y garante, está simplemente secuestrado. Es cuando menos paradójico que, mientras la mayoría de los jueces y fiscales se pierden voluntariosos e inermes, por los cerros de..., agotadores procedimientos entre montañas de  legajos, intentando poner orden en el desbarajuste absoluto del despropósito judicial patrio, por lo sui generis de la legislación en sí y la idiosincrasia de un pueblo muy ladrador y poco mordedor;  los  políticos gobernantes diseñan una guardia pretoriana judicial, o más bien antijudicial, ad hoc, a su medida y servicio, que los proteja de la misma Ley, que les de el "agua" y que los avise con sirena y bengalas, si alguien mete las narices en sus asuntos, y le pongan sordina a los procedimientos que puedan surgir haciéndolos vagar por un laberinto de trampas, confusión, arbitrariedades y desestimaciones que ríete tú del del Minotauro.

Por supuesto, todos sabemos nombres de algunos jueces que han sido defenestrados por hacer su trabajo y meterse en camisa de once varas con la clase gobernante y sus patrocinadores, pero estoy seguro de que ignoramos el nombre de otros muchos trabajadores públicos, iudices honrados y celosos de su cometido a los que se les ha hecho la vida imposible o que se les ha "domado y doblegado" conveniente y eficázmente, haciendo escarnio y, ejemplarizando la ruindad de un sistema pervertido consciente y onerosamente. Vaya con ellos todo mi respeto, apoyo y un sentido homenaje, aunque nunca sepamos quienes son. Pusieron una semilla y ya verdea la siembra, cada día hay mas compromiso, o al menos eso parece.

En Marmolejo, lo tenemos todo y aquí se tapa todo, aquí tampoco nadie sabe nada y no pasa nada. Por no saber, los que nos gobiernan, si no les interesa, no saben ni lo que pasa en el mismo Ayuntamiento. Los del soe gobernante local, a pesar de que entre ellos viven en una constante pelea de borricos, en el paraíso de la puñalada trapera, la conspiración permanente y el desprecio mutuo perpetuo, no dudan en hacer piña al rededor de un alcalde que nadie quiere, nadie soporta, nadie respeta y todos temen, con la esperanza de que no caiga el engaño, la mayoría, el sillón, aunque todos quieren que caiga el personaje. Ni contigo, ni sin ti..., decía la canción. Además la negación de lo evidente: la corrupción del sistema, el derroche y la incompetencia, el aprovechamiento personal y el desprecio al pueblo se niegan por sistema, tienen las manos sucias más limpias del mundo. Los pecados se ocultan a la vista de todos, y los gobernantes marmolejeños se auto absuelven in nomine patris (cúpula del psoe) et filii (Lozano) et spiritus celare corruptionem (tapar la corrupción) y se elevan a la categoría de mártires en vida, en un ejercicio de victimismo indecente y cinismo sin parangón, exigiendo adoración y pleitesía, manos libres, poder ilimitado y que todo el mundo se haga la foto mirando al pajarito y no a sus bolsillos. Por su puesto, el que se mueve no sale.

Así pués, es paradógico, o no tanto, que Lozano, funciona como Rajoy, cerrando filas, como Susana, tapando corrupción, como Sanchez, apelando a un socialismo inexistente y como Patxi, queriendo dar la impresión de modosito.

El objetivo de los cinco es que no se les hunda el barco, eso es lo que trasciende y lo que se persigue, que pase la tormenta, salvar la vida y los privilegios, mantener un sistema podrido y que lo que haya en la bodega, lo que quede cuando el temporal amaine, eso..., como siempre, es botín político o pirata,  ustedes deciden, para ellos seguirá siempre siendo una máxima que lo público no es de nadie y lo que hay en el mar es para el que lo atrinca. El pecado, ya que no es robar, es que te pillen.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

La libertad y el respeto son repelentes contra el fascismo. Ejercita este principio compartiendo tu opinión, hablando se entiende la gente.
El administrador de este blog no se responsabiliza de los comentarios a las entradas y no permitirá insultos ni injurias a personas o instituciones, borrando los comentarios no respetuosos.

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO
Información deportiva local detallada