martes, 3 de junio de 2014

Si los verdaderos socialistas levantaran la cabeza..., al menos los de mi pueblo, los de Marmolejo

...ayer, hubieran estado en las plazas, bandera en mano, pidiendo la III República en lugar de con los pantalones bajados delante de los herederos de Franco...

En esta vida todo llega, y es el caso que la coyuntura política nacional actual, con la abdicación del Borbón padre, está poniendo la oportunidad en bandeja de plata a los socialistas de recordar quienes son, de donde vienen y a donde deberían ir.

¿Quienen cojones, con perdón,  son los socialistas estos que no los reconocería ni el mismísimo Pablo Iglesias si levantara la cabeza?

Son una quimera, una sombra de lo que fueron, unos torpes herederos de unas siglas que degradan y avergüenzan día a día. Con su actitud de bufones de la corte, de palafreneros lacayos de la monarquía, insultan a sus antecesores (republicanos que dieron la vida por la República), a los que dicen representar y ser fieles seguidores de unos ideales y una tradición obrera y de izquierdas con la que se limpian el culo día si y día también.

Es hora de que dejen de sobar y manosear el recuerdo, la memoria y la dignidad de los antepasados socialistas, que dejen ya de prostituir la noción de Socialismo o simplemente de Izquierda, que reconozcan en lo que se han convertido, en mediocres imitaciones de la derecha, en palmeros de los poderosos, en felpudo de la banca y en marionetas de los líderes millonarios y comprados que los manipulan.

A ver si abren los ojos, y se dan cuenta que la corrupción los tiene podridos, que las migajas del sistema  con las que engordan, de los dineros públicos que ellos dicen que "no son de nadie", son el cebo, la alúa en la costilla de la derecha que nunca se fue y con la que comparte cama y sueño bipartidista. Dicen que los que duermen en le mismo colchón..., y ya son demasiados años de convivencia, derechizándose para disputar el centro al PP, desnaturalizando el sueño socialista, renunciando a todos los principios que, en su tiempo, fueron las señas de identidad del auténtico socialismo; y hoy les ha tocado bajarse los pantalones ante los Borbones para demostrar que renuncian a pelear por la República de sus antepasados, para partirse la cara por la monarquía de los señoritos y la derechona fascista, asco me da de ver como se lame el suelo que pisan los herederos de Franco para tener contentos a banqueros, curas y señoritos. Psoe, quién te ha visto y quién te ve. Lástima me das, pena y, muchas veces, hasta vergüenza ajena.

Si los verdaderos socialistas levantaran la cabeza..., al menos los de mi pueblo, los de Marmolejo, los que hicieron la revolución y la guerra, los que hicieron historia en el 34, los que lucharon en el frente y en la sierra, los que tenían claro que nadie les podía arrebatar su República, la del Pueblo, la de los Obreros, los que junto a los comunistas y los librepensantes compartieron cárcel y destierro; si estos levantaran la cabeza, ayer, hubieran estado en las plazas, bandera en mano, pidiendo la III República en lugar de con los pantalones bajados delante de los herederos de Franco, sacándole brillo al trono, como está Rubalcaba y los suyos.

Es escandaloso e indignante como en Marmolejo, se lleva tantísimos años, viviendo del recuerdo del socialismo, de la evocación de unos Héroes del Pueblo, convirtiendo en votos su memoria y rentabilizando su imagen, sus fotografías, sus historias y sus logros en unos años ciertamente difíciles y por ello meritorios e inolvidables. Estos desgraciados, que lucharon sin cuartel contra la injusticia y sin esperanzas contra el fascismo y la intolerancia, terminaron dejando un legado de valor e ideales, pero sobre todo la esperanza de que algún día sus herederos políticos volvieran las tornas a su sitio, a donde ellos no pudieron por lo efímero de la naturaleza humana y lo titánico de la tarea.

Tristemente, cuando el socialismo recaló de nuevo en Marmolejo, no pudo ser, después de una serie de posicionamientos y debido a un exceso de confianza y buena voluntad de unos y de oportunismo voraz de otros, por una mala rendija se coló una facción que terminó de un plumazo con las esperanzas: El Cristobismo. Cuando todo estaba a favor de seguir el camino de la lucha obrera donde lo habían dejado otros,  la aventura terminó antes de empezar. Cuando se podía haber hecho una revolución, se hicieron purgas y se secuestró el partido, las siglas, la memoria y hasta la capacidad de revelarse contra un sistema incipiente que aplastó cualquier síntoma de rebeldía desde la raíz.

Aunque hoy no hay cristobismo, quedan sus herederos, unos luchando por salvar el pellejo de la Justicia y, otros, locos por volver  los buenos tiempos de vino y rosas, todos prometiendo un Marmolejo por el que correrán ríos de leche y miel cuando ellos vuelvan al gobierno municipal. Todos renegando del pasado histórico y sin ni puñetera idea de donde vienen , ni a donde van, si no es a llenar la panza a costa del prójimo. Este es el "socialismo" que queda en Marmolejo En cualquier caso, ni se han inmutado por la abdicación del Borbón y ni falta que les hace, esto no va con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La libertad y el respeto son repelentes contra el fascismo. Ejercita este principio compartiendo tu opinión, hablando se entiende la gente.
El administrador de este blog no se responsabiliza de los comentarios a las entradas y no permitirá insultos ni injurias a personas o instituciones, borrando los comentarios no respetuosos.

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO
Información deportiva local detallada