lunes, 13 de enero de 2014

Cuando un barco se hunde, siempre será mejor salvar la vida de todos, con lo puesto, que la de unos cuantos cargados de maletas.

Sobre Solidaridad en general y en el Ayto de Marmolejo.

SOLIDARIDAD: Ayudar y poner tus capacidades al servicio de los demás. La solidaridad se practica sin distinción de credo, sexo, raza, nacionalidad o afiliación política. La finalidad sólo puede ser el ser humano necesitado. Solidaridad es la cualidad de continuar unido con otros en creencias, acciones y apoyo mutuo, aún y sobre todo, en tiempos difíciles. En sociología solidaridad se refiere al sentimiento de unidad basado en metas o intereses comunes. Fuerza, gente, vida, bien y amor son palabras relacionadas con la solidaridad.

Lo contrario de Solidaridad es ambición, egocentrismo, individualismo, ingratitud, voracidad, codicia, desunión, escisión, cisma, separación, división, ruptura... y solo consigue exclusión y dolor. También hay quien ve en lo solidario una causalidad práctica, ya que en las sociedades muy especializadas tienen tendencia a depender mucho los individuos unos de otros, y en las poco especializadas, no hay esa necesidad de dependencia.

No hay que confundir Solidaridad con Caridad; según Eduardo Galeano "La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo". Aún así, hay ejemplos magníficos de Solidaridad en Comunidad dentro de la misma Iglesia, como el de la Madre Teresa de Calcuta que decía y practicaba aquello de "Dar hasta que duela, y cuando duela dar todavía más fuerte". Ya Juan Pablo II en su enciclica "Sollicitudo rei socialis" hacia una llamada contundente a abandonar el egoismo y ser solidarios  para conseguir la felicidad con el esfuerzo de todos y solo así evitar la catástrofe.

Sin embargo y a pesar de haber puesto estos ejemplos, la Iglesia, que mantiene como suyo el Principio de Solidaridad, tiende más a lo caritativo que a lo solidario, a lo mejor porque por definición, el grifo de la caridad es más fácil de cerrar que el de la solidaridad, canta menos y viste más decir que se llega hasta donde se puede cuando uno mismo traza los límites, las lineas rojas que nos protegen ante un exceso de altruismo, humanidad, conciencia o generosidad. No sería soportable para la institución un número desaforado de Madres Teresas y ni mucho menos con acceso a las llaves del granero común.

Y es que si este quijotismo extremo no está bien visto, o al menos no es rentable para la Iglesia, qué podremos decir los simples paisanos cuando nos tocan la fibra solidaria para que la llevemos a límites que nos resultan incómodos, al menos para el bolsillo. La respuesta es que hay de todo, que  los tiempos que nos han tocado vivir nos están abriendo los ojos, que nos están enseñando a pasos agigantados lecciones sobre realidades que creíamos de otros tiempos, o al menos de otros lugares. Se puede decir que la Solidaridad es una de las cuerdas a las que tenemos que agarrarnos si no queremos ahogarnos en un mar de ruindad, entre olas de egoísmo y miseria.

Es ahora cuando se pone a prueba la naturaleza humana, nuestra educación, lo que hemos aprendido por el camino, nuestras convicciones personales, nuestro bagaje político y cultural; es ahora, cuando las cosas se ponen difíciles cuando tienen importancia los gestos, cuando la generosidad adquiere un sentido pleno, cuando se puede demostrar la grandeza con sacrificios asumibles para unos pero indispensables para otros, o mejor dicho, para todos. Hoy por mi, mañana por ti.

Quizás sea ahora el momento de demostrar que se es compañero, no por la falacia de que haya un enemigo común, sino porque hay una mano amiga dispuesta a darnos el tirón necesario para no quedar atrás. No es cuestión de ponerse novelero, no estamos hablando del "Todos para uno y uno para todos" de los mosqueteros de Alejandro Dumas, sino de aquello más prosaico, si se quiere, de que "siempre es mejor varios heridos que un muerto" cuando llega la hora de pagar los platos rotos o la cuenta del restaurante.

Cuando un barco se hunde, siempre será mejor salvar la vida de todos con lo puesto que las de unos cuantos cargados de maletas. Y en este caso si que me refiero al Ayuntamiento de Marmolejo y a la reducción en el gasto de personal que impone el maldito Plan de Ajuste que no hemos tenido más remedio que aceptar, malo es tenerlo, pero mucho peor sería no tenerlo. La hora ha llegado, los trabajadores y sus representantes tienen la última palabra y es ahora que les toca a ellos decidir si aplican aquello que decía Homero: "Llevadera es la labor, cuando muchos comparten la fatiga", y se inclinan por aceptar una rebaja salarial conjunta o se sigue al pie de la letra a Luis de Gongora con aquello de "Ande yo caliente y ríase la gente...", y es cuando se decide que la solidaridad está sobrevalorada, al mismo tiempo que la amistad, el compañerismo...



5 comentarios:

  1. Mariano, tambien slidario...13 de enero de 2014, 17:04

    Muy buen enfoque del concepto Solidaridad, coincido contigo casi en todo, y que es importante no confundirla con la caridad. Me gusta como la entiende Galeano -horizontal- y solo querría añadir unos matices, para mi relevantes. La solidaridad no es un privilegio del que tiene poder.
    1º- La solidaridad, o la caridad, no pueden tapar las injusticias.
    2º- La solidaridad no puede dejar tranquilos a los ciudadanos, que cubren carencias de marginados, (sin recursos que los habiliten en el desarrollo de sus derechos y libertades.)
    3º- Es responsabilidad de todos corregir las desigualdades injustas, (activa y pasivamente), el cumplimiento de los derechos humanos aquí y donde sea.
    4º- Es evidente que, a más poder más responsabilidad, y ahora hablo de los poderes públicos principales artífices por acción u omisión. Son los valedores del bien común. Para eso están, para eso les damos el honor de gobernar. No es fácil, honradamente, por eso nosotros tenemos que estar vigilantes para ayudarlos y evitar que "se equivoquen".
    Enhorabuena y mi agradecimiento, Mariano

    ResponderEliminar
  2. Solidaridad es dar ejemplo los politicos y ser los primeros en ser solidarios con los trabajadores y bajarse sueldo. Solidaridad es quitar los excesos como productividades. Solidaridad es que el politico no tenga asesores. Solidaridad es que el politico no haga que le cueste mas dinero al pueblo sus despidos improcedentes.

    ResponderEliminar
  3. Poco solidarios han sido los que se han pulido/despilfarrado/despistado/malgastado los veinte millones que andan pendientes de pagar por todos los marmolejeños.
    Ahora, cuando solo hay un político cobrando en el Ayuntamiento, el Alcalde, vienen estos cristobistas/ugt a decir que se baje el sueldo apesar de que cobra menos de la mitad que Relaño.
    Ahora vienen estos, liderados por un señor que está haciendo todo lo posible para que despidan a los compañeros, a decir que el personal de confianza sobra porque son asesores personales, 2 personas que apoyan la dedicación parcial de los dos concejales, cuando este líder sindical tenía relación directa con la empresa de asesoría de imagen que asesoraba a Relaño.
    Ahora los que entraron a dedo como funcionarios y personal laboral, casi todos, critican que se haya contratado según la ley a las dos personas que hacen posible que el Ayto avance, mientras que han sido multitud los incidentes de pérdida de documentos y boicoteos varios por parte de algunos que chillan ahora desde dentro.
    Ahora cuando son lobos unos contra otros, cuando hay gente dentro del Ayto que desprecia a sus compañeros y se creen mejores, porque también los hay que no quieren trabajar, y los hay que están empeñados en politizarlo todo y que se hunda la administración, ahora resulta que ellos son los solidarios y que los despidos a los que ellos están avocando a la plantilla, son cosas de otros.
    Algo hay podrido y por supuesto la solidaridad socialista no lo es, porque no existe, lo podrido son las manipulaciones de la cúpula que metieron a trabajar a dedo a unos obreros y que hoy no dudan ni un segundo en sacrificarlos, empujarlos al despido e inmolarlos para que sean mártires de una causa corrupta y perdida.
    Si los trabajadores del ayunt. no se respetan y siguen sin querer ver nada más que por los ojos de los que los colocaron, si creen que les deben lealtad, si les tienen miedo... terminarán siendo sacrificados cuando no tiene nadie porqué perder su puesto de trabajo.

    ResponderEliminar
  4. Hay que tener poca memoria o poca vergüen... para olvidar que Relaño tenía tres o cuatro asesores personales y una empresa de asesoría de imagen a su servicio, todos cobrando grandes sumas al Ayuntamiento, lo pagamos entre todos. El de Andújar, Calero, cobraba como gestoría, el doble o triple que cobraría un empleado... e incluso algún otro asesor llegó a estar en dos nóminas al mismo tiempo, una en el ayuntamiento y otra para esta gestoría que se la cobraba también al Ayuntamiento... de la asesoría de imagen, en la orbita de Emilio, se puede consultar y ver fotos en internet...
    y todavía dicen los ugt que lo malo es lo de ahora, que lo de antes era JAUJA.

    ResponderEliminar
  5. Valla por delante mi respeto a todas las opiniones. Pero yo creo que las criticas se deben hacer con la cabeza tranquila y razonadamente. Es verdad que es difícil hacerlo desde la serenidad cuando se pueden tener motivos para estar quemado, pero esa dificultad es la que tenemos que superar para no caer en la "lucha entre nosotros", imagino que sabéis de qué hablo, quién se beneficia, adonde nos lleva... El articulo del "Pregonao" es muy claro habla de SOLIDARIDAD, en tiempos difíciles, no habla de egoísmos, ni de falta de compañerismo, ni de que la justicia y responsabilidades se olviden, habla de respeto entre nosotros, de mirar un poquito mas allá de nuestro estomago... creo interpretar yo, que ahora toca sentarse dialogar, hablar, negociar, respetar... ser solidario desde la generosidad y amplitud de miras, única forma en la que todos podemos ganar, está claro que perdiendo algo solidariamente. No es tiempo de guerras, no se trata ahora de renunciar a principios personales, no señalemos- ahora- los culpables, ¿mejoraría en algo la situación?, tiempo habrá en que el pueblo, serenamente, haga justicia, ponga a cada uno en su sitio, destape y haga avergonzarse a los corruptos.

    ResponderEliminar

La libertad y el respeto son repelentes contra el fascismo. Ejercita este principio compartiendo tu opinión, hablando se entiende la gente.
El administrador de este blog no se responsabiliza de los comentarios a las entradas y no permitirá insultos ni injurias a personas o instituciones, borrando los comentarios no respetuosos.

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO
Información deportiva local detallada