martes, 28 de enero de 2014

Dicen que Roma no paga traidores, Marmolejo, seguro que tampoco.


Sr Herrera, los simpatizantes y afiliados del PP, no creo que salten de alegría cada vez que te partes el pecho ofreciendo tu apoyo públicamente para que gobierne el Psoe

A veces, la memoria histórica, no consiste en rememorar actos lejanos en el tiempo, sino que es a corto plazo cuando hay que atenderla correctamente. La historia reciente, la de hace tan solo unos meses o incluso semanas, hay que cuidarla y dejarla cuajar y tomar cuerpo con el máximo de atención, no pase que, como si se tratara de un vulgar baile de números sin importancia, nos llegue a pasar aquello de que "donde dije digo, digo diego". Por aquí en Marmolejo, los hay que al más puro estilo orwelliano, no dudan en ir cambiando la historia a conveniencia, en ir adaptando las diferentes versiones de los hechos políticos y sociales convenientemente a sus intereses y circunstancias. Vamos que, algunos, según se levantan y/o ven de qué forma corre el aire, cambian el discurso y el relato de la película a  conveniencia.

En esto, sorprendentemente y contra todo pronóstico, es el PP el Gran Maestre de la Orden de los Sin Palabra y Sin Memoria; ellos, que iban por la vida de serios y formales, han protagonizado uno de los episodios más vergonzosos y vergonzantes de la historia de la Democracia Marmolejeña y hoy, en su homenaje, quiero recordárselo para que lo tengan bien presente en tiempos venideros y no se sientan tentados por tirar balones fuera.

Los señores del PP, cargos electos, son cuatro personas y una sola voz, la de Lucho Herrera, cuatro discursos y un solo voto, el de Lucho Herrera y  cuatro cuentos o cuatro versiones diferentes de la realidad marmolejeña, supervisadas, coordinadas y orquestadas por Lucho Herrera, que en su momento y por indicación de citado interfecto, en uno de sus frecuentes actos de iluminación mística, se metieron sin saberlo, pensarlo, ni quererlo en un berengenal, abandonando la coalición de gobierno municipal con IU en Marmolejo, que si lo hubieran meditado solo diez segundos, no lo hubieran hecho bajo ninguna circunstancia. Y es que el asunto, lejos de olvidarse, todavía colea y cada día con más fuerza.

Una cosa es desertar, abandonar la lucha, tirar la toalla o huir como un cobarde de una batalla, porque  en esos momentos se suele apelar a la condición humana, a la debilidad o falta de compromiso, incapacidad o inseguridad, llegándose, a veces, incluso a comprender que puede ocurrirle al común de los mortales, a todos nos ha pasado, encontrarnos en tan difícil situación de tener que elegir entre aguantar al pie del cañón, cuando las fuerzas o la convicción flaquean, o abandonar y descargarnos de responsabilidades dejando atrás un proyecto que cuando se comenzó, se hizo con poco ánimo y menos perseverancia. Aunque lo normal, y en política mucho más, es ser consecuentes con uno mismo, con nuestros principios y nuestra palabra, y por lo tanto en esta vida, las personas de ley, orgullosas de si mismas, las que se visten por los pies, las que tiene como tarjeta de visita su dignidad intacta y la cara bien alta, suele terminar lo que empiezan. Otra cosa es que se empiecen las aventuras para abandonarlas.

Lo peor de todo viene cuando, técnicamente, no se comete una deserción, porque lo que realemte se hace es aquello que tanto hemos oído decir a nuestros abuelos cuando hablaban de la guerra: "pasarse de bando". Desertar es tirar las armas, irse uno a su casa, pero "pasarse" es cambiar de ejercito e irse a la trinchera de en frente, a disparar contra los que antes era compañeros o aliados. Para desertar, muchas veces, hay que ser un valiente, pero los que se "pasan", son la esencia de la cobardía, cometen traición, alta traición, por la que deben de responder. ¿Qué se puede esperar ya de ellos, qué confianza pueden inspirar, quién nos asegura que no nos volverán a apuñalar por la espalda? Dicen que Roma no paga traidores, Marmolejo,  seguro que tampoco.

Sobre todo hay que tener en cuenta que no es que hayan dejado tirado a IU, la Asamblea de IU se ha quedado en la gloria, tiene una oportunidad de oro para demostrar sus capacidades, su gestión, valentía y honradez, frente a la gestión anterior; a los que han apuñalado por la espalda es a los que pusieron sus esperanzas en ellos y que se alegraron al ver, por fin, tocar gobierno en Marmolejo al PP, y además de una forma discreta, dialogando y moderadamente. A esos, a ver como les cuentan "las vueltas que ha dado el cuento, Caperucita".

La política no es un juego, sr. Herrera, no se puede estar dentro y luego fuera, gobernar y contra-gobernar a capricho, construir y destruir porque sí, "porque yo con mi escaño hago lo que me de la gana", sin dar explicaciones, haciendo huso de información privilegiada a favor de terceros; no se puede, no se debe, traicionar a los votantes de ningún partido, yéndose a servir a otro, los que te pusieron ahí, simpatizantes y afiliados del PP, no creo que salten de alegría cada vez que te partes el pecho ofreciendo tu apoyo públicamente para que gobierne el Psoe, para que vuelva la corrupción, la que tu en lugar de quedarte dentro desenmascarando, te saliste fuera para promocionarla, promoverla, encubrirla, taparla y hacerla compañera de viaje. Te has tirado, desde que saliste del gobierno, un año, amenazando, promoviendo y alentando una moción de censura; pregonando por todas las esquinas que te pasabas la disciplina de tu partido por el arco del triunfo, reuniéndote con los imputados del Psoe para ponerte a sus pies, a su servicio casi incondicionalmente, la única condición era borrar del mapa a IU Marmolejo, pero no te ha salido bien la jugada.

Nadie quiere a los traidores, nadie se fía de ellos. El partido político que contempla la traición a sus votantes entre sus estrategias, tiene los días contados. Y el PP de Marmolejo, que tanto te sigue, apoya y al que representas como portavoz, tiene por ello los días contados; por mucho que juguéis a poli bueno y poli malo, por mucho que intentéis limpiar imagen, por mucho que intentéis vender que vuestra verdad es la verdad absoluta, por muchas burradas que digáis en los plenos, ya la habéis cagao, técnicamente sois unos pringaos que os habéis jugado a un puño lo único valioso para un político, su palabra, su cara, su dignidad.

Y digo bien, la jugada, porque esto para tí y tu partido es solo un juego, lo malo es que, con las cosas de comer no se juega. Nunca te has enterado de esto y nunca te enterarás. Tu ambición insaciable, tu sentimento de humillación por no haber conseguido ser Alcalde es un cáncer que te devora y no deja que nada ni nadie cuaje políticamente cerca de ti, eres o tú o nadie, eres un pobre diablo de entrada engañosa y salida a farolazos, mucha presencia y muy poca sustancia, incapaz de reprimir la cara de asco cuando tratas con los que consideras inferiores, a casi todo el mundo... y por ahí no se va a ningún sitio.

Por eso, cuando las cosas empiecen a irles como el culo a tus nuevos socios y compañeros de oposición, cuando a tu pupilo Lozano y sus adláteres se le acumulen los juicios e imputaciones, cuando  se ponga la cosa fea, que se pondrá, y ya sea imposible defender lo indefendible, espero que no hagas lo que mejor se te da, cambiar de bando, pasarte las lineas y dejar de ser el mentor y aliado de la cúpula socialista, para desaparecer un tiempo y volver al poco con una copla diferente, una versión a tu medida de la historia y una amnesia convenientemente selectiva. Con estas cualidades, no me extrañaría que tuvieras futuro en política, pero lejos de Marmolejo, aquí te tenemos ya todos atragantado, en las altas esferas de tu partido, donde cuanto peor es el gachón, mejor se le sitúa, puede llegar a ser presidente del Gobierno pillando cacho y no pasa nada, amén de tener carta blanca para hacer barbaridades varias, públicas, gordísimas y aberrantes para la Democracia, los trabajadores, las mujeres, los dependientes, la sanidad, los estudiantes, los ciudadanos en general, sus derechos y su futuro. Un partido con un par, sois tal para cual.

Esto es tan serio que no me gustaría que se olvidara, hay que tener memoria. Salud y memoria


1 comentario:

  1. Se puede decir de mil maneras, pero no mas claro. Creo que todos, los mil adjetivos utilizados pueden ser validos, para elementos de esta calaña. También creo con solo una palabra estaría dicho todo sobre este "personajillo": INDIGNIDAD. En política no pueden haber personas que no sean dignas. La dignidad personal está por encima de todo, da coherencia, da sentido ético a la vida, procura la justicia y la solidaridad... en fin que, ni en Marmolejo, ni en ningún lugar democrático debería haber... y mucho menos elegir a una persona INDIGNA para que nos gobierne. Ahora si, "pregonao", salud, memoria, compromiso, para no tropezar más veces con esta "piedras egoístas", indignas del nombre de marmolejeños.

    ResponderEliminar

La libertad y el respeto son repelentes contra el fascismo. Ejercita este principio compartiendo tu opinión, hablando se entiende la gente.
El administrador de este blog no se responsabiliza de los comentarios a las entradas y no permitirá insultos ni injurias a personas o instituciones, borrando los comentarios no respetuosos.

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO

ACCEDER A DEPORTES MARMOLEJO
Información deportiva local detallada